Casos de éxito

Poder emprendedor

Conoce nuestra historia de éxito a través de Luis Trejo, Managing Director en Lime Credit Group.

Credicer nace de la idea de Maricela Cervantes, una mujer emprendedora quien junto con su hija, formó esta empresa que desde sus inicios se ha dedicado a financiar a mujeres para seguir con sus proyectos y sostener la economía familiar.

Credicer es usuario workfloo desde 2019, implementando el crédito en línea a través de su servicio hermano “Préstamos en un click” en el que ahora abarcan productos financieros para todo el público, haciendo de este proyecto una flecha de lanza importante para la inclusión financiera de México.

En esta ocasión hablamos con Francisco Javier Rojas, Gerente de Tecnologías e Información, quién nos habló de su incursión en el mundo digital y cómo workfloo ha contribuido a impulsar esta misión.

¿Que los impulsó a enfocar los servicios sólo para mujeres?

Gerente de Tecnologías de la Información en Credicer.

Entonces ése fue su objetivo: crear este modelo de servicio financiero, pero orientado 100% a la mujer para apoyarla; y a través de 21 años ha funcionado, justamente porque la mujer mexicana es la que más tiene esa cultura de ser cumplida y de pagar sus compromisos.

En estos 21 años ¿con qué barreras se han topado y cuáles han sido los retos?

En cuanto a mercado, más que barreras, creo que le diría “pequeños obstáculos” porque realmente el público meta al que se orienta Credicer, es un mercado muy noble. Como dice nuestra misión, básicamente es ofrecer ese apoyo a las mujeres, no tanto un servicio como tal, o darles efectivo, sino darles la solución al problema que tienen en ese momento.

Por otro lado, quizá el abrir plazas nuevas puede ser un reto importante y un obstáculo a veces. Actualmente tenemos siete plazas en la República Mexicana: Aguascalientes, León, Celaya, Querétaro, Pachuca, San Luis Potosí y la recién inaugurada de Toluca.

¿Cómo tomaron la decisión de contratar workfloo?

Estos productos que te menciono son todos tradicionales, abarcan desde las 12 semanas hasta las 52 semanas de pago para atacar las necesidades que tenían nuestras clientas, pero nos dimos cuenta que había otro tipo de necesidades, que requerían un poquito mayor plazo y mayor volumen de crédito.

Es por eso que hace dos años se decidió ya entrar de lleno a la parte digital: ofrecer créditos a través de las plataformas de internet y ahí sí, abrirlo al público en general.

Como vimos que este era otro nivel de mercado, empezamos a buscar quién nos pudiera apoyar en este proyecto y fue cuando conocimos a kiban y el servicio de workfloo para poder lanzar este proyecto y que nos está apoyando hasta el momento.

¿Qué ventajas encontraron en la contratación del servicio?

Nosotros estábamos buscando varias herramientas que nos permitieran fortalecer nuestro flujo de proceso de solicitud, desde que se registra el cliente hasta que se le otorga el crédito y se le dispersa a su cuenta.

Vimos varias APIs que ofrecían reconocimiento facial, otra para validar correo, una nos permite hacer la consulta de Círculo de Crédito... pero eran herramientas que por separado nosotros con nuestro equipo de desarrollo, teníamos que integrar en la aplicación para poder incluirlas en el flujo.

Entonces fue como tuvimos contacto con kiban y cuando nos ofrecieron esta solución nos pareció bastante bien, justamente porque ya integraba todas esas herramientas en una sola plataforma y además, nos permitía controlar el flujo, dependiendo también del resultado que nos arrojaba la API.

Eso fue lo que nos hizo decidirnos por workfloo. Esta era la herramienta que nos iba a permitir salir rápido al mercado, integrando todas las APIs que queríamos.

¿Cuál fue su time to market utilizando workfloo?

Aproximadamente fueron cuatro meses mientras se definió el flujo, las políticas de venta y la contratación de las APIs con los servicios respectivos. Nuestro primer crédito, bajo esa plataforma, salió el 6 de mayo del 2020.

Con la implementación, ¿qué resultados han obtenido?

Bastantes, los resultados han sido muy positivos. Por un lado la plataforma nos ha permitido de cierto punto, enfocarnos en nuestro objetivo, nuestro mercado y no detenernos en resolver algunas de las dudas técnicas (en cuanto al cómo están funcionando las diferentes APIs por ejemplo).

Y con el flujo que nos dio workfloo, cualquier cambio que tenemos en las políticas, las podemos implementar sin necesidad de requerir programación o tiempos de espera adicionales para poderlos liberar en la siguiente versión de la aplicación.

Eso nos ha ayudado bastante y nos ha permitido enfocarnos más en cuestiones estratégicas de redes sociales o del mercado que estamos atacando, etc. para obtener resultado y la colocación que buscamos en ese producto.

¿Crees que la nueva normalidad haya influido en una mayor necesidad de peticiones de créditos?

Sí, lógicamente pasa que muchos de los proveedores tradicionales de servicios financieros como son los bancos o algunas cajas populares han restringido sus servicios por el tema de la pandemia, no tienen horarios tan extendidos, al contrario han recortado y quitado sucursales.

Eso hace que para los usuarios de la banca, se haga más fácil conectarse a Internet y buscar opciones que le permitan obtener recursos para cubrir la necesidad del momento. Entonces sí, sí ha influido en parte la situación actual de la pandemia para que este tipo de productos tengan un poquito más de crecimiento y de impacto.

A diferencia de Credicer, Préstamos en un click está abierto prácticamente al 90% de las ciudades de México; aquí por cuestiones de estrategia hay algunas zonas de la república que no estamos entrando con este producto, pero son mínimas en comparación a cantidad de municipios que traemos en todo el país. Prácticamente tenemos presencia en un 90 o 95% del país.

¿En qué porcentaje subieron las peticiones de crédito?

Cuando arrancamos en mayo, salimos solamente con nuestra plataforma web y solamente te podías conectar desde una computadora para hacer la solicitud y hacer el trámite; ahí estábamos ofreciendo alrededor de 300 o 400 solicitudes por mes.

En noviembre del año pasado salió la versión para celulares o tablets o cualquier dispositivo móvil y ahí sí fue el crecimiento, llegamos a ver hasta 2,000 o 2,500 solicitudes al mes y en diciembre y enero fueron hasta 4000 solicitudes por mes.

¿Algo más que desees agregar?

Realmente hemos trabajado muy a gusto con kiban. Cualquier duda que teníamos el equipo de IT nos apoyó y ayudó a resolverlo. Ya va a pasar un año trabajando así y realmente no hemos tenido ni un problema, ni una queja y nuestro plan es mucho tiempo más.

¡Súmate a nuestros casos de éxito!

Agenda un demo y déjanos impulsar tu negocio al siguiente nivel.